Care – terapia cognitivo-conductual en Palma de Mallorca

El uso de Mindfulness, también conocido como Mindfulness, representa una innovación revolucionaria en la terapia cognitiva conductual, con más y más investigaciones que muestran los muchos beneficios del tratamiento Mindfulness. Aunque la comunidad científica ha estudiado recientemente los beneficios de la atención plena, esta práctica se deriva de la antigua meditación budista que ha existido durante milenios.

Aunque originalmente esta técnica tenía como objetivo el entrenamiento espiritual de la mente, la psicología actual ha adaptado buena parte de esta práctica para tratar una amplia gama de problemas psicológicos, como depresión, ansiedad, trastorno obsesivo-compulsivo, dolor crónico tras estrés traumático. La inclusión de la atención, junto con la terapia cognitivo-conductual, hacen de este uno de los tratamientos más efectivos.

Investigaciones recientes sobre mindfulness han descubierto que:

  • El cuidado puede provocar cambios importantes en el cerebro, incluso cambiar la estructura del cerebro.
  • Las personas que prestan atención tienen mejores habilidades para regular sus emociones.
  • Después de algunas semanas de atención plena, las partes del cerebro asociadas con las emociones positivas muestran más actividad y las áreas asociadas con la ansiedad muestran menos actividad.
  • El cuidado no solo es bueno para la salud psicológica, sino también para la salud física, porque se ha notado que mejora el funcionamiento del sistema inmunológico.

Las técnicas de atención se centran en la conciencia de pensamientos y sentimientos sin adherencia ni condena. Cuando tenemos emociones intensas, a menudo es porque estamos atrapados en nuestras propias interpretaciones catastróficas de lo que está sucediendo. Cuanto más nos enredamos con este tipo de pensamientos, peor nos sentimos y nuestras emociones se vuelven más intensas. La atención plena pone en cortocircuito este proceso y nos ayuda a desconectarnos de nuestros patrones distorsionados de pensamiento y conectarnos con la situación real. Esto nos permite abordar situaciones difíciles con mayor habilidad y con menos reactividad emocional y menos sufrimiento psicológico.

¡No dudes en llamarme si tienes alguna pregunta o si quieres concertar una cita!

Cómo ayudar a tu pareja a superar la depresión

Blog de psicología en Palma de Mallorca

Amas a tu pareja y estás preocupado porque no está bien. ¿Cómo puedes ayudarlo si sufre de ansiedad, depresión u otro trastorno de salud mental?

Es difícil ver sufrir a alguien a quien amas. Sobre todo, quieres ayudar. Pero primero para aclarar las cosas:

No puedes mejorar a tu pareja. No puedes hacer que vaya a terapia, no puedes hacer que cambie, ni puedes recuperarlo. La única persona que tiene el poder de hacer que su pareja se recupere es su pareja. Sí, puedes hacer todo lo que esté a tu alcance para apoyarlo y amarlo, pero acepta que el resultado no depende de ti, tu pareja no mejorará si no hace su parte.

Una vez dicho esto, tu puedes ayudar mucho.

Sigue recordándole que puede contar contigo en todo lo que necesite.

Cuando alguien está deprimido o sufre de ansiedad, actúa como si no necesitara a otras personas.. Te dice que lo dejes solo. Te permite acercarte y luego te distrae. O incluso te culpa por molestarlo.

Por lo general, depresión, ansiedad y otros problemas psicológicos. tener un efecto secundario importante: vergüenza.

La vergüenza hace que una persona se aleje de los demás o se comporte de forma extraña, e incluso que sea capaz de comportarse mal, cuando en el fondo lo que quiere es el apoyo de los demás. No para que le digan qué hacer, sino para saber que no están solos. Dile que no esta solo

No fuerces una conversación con un compañero

Sí, es cierto que las conversaciones ayudan. Pero solo cuando la persona esté lista para hablar. Tratar de manipular a tu pareja para que comparta sus problemas y sentimientos cuando aún no está listo o cuando no quiere hacerlo, hará que acepte menos compartir los problemas contigo cuando realmente quiera hablar.

Pero escúchalo si quiere hablar. Préstele toda su atención

No interrumpa para compartir experiencias similares o dar consejos.

Saber escuchar significa dejar que la otra persona hable, dejar que se detenga, asentir con la cabeza y preguntarle qué cree que es apropiado para asegurarse de que la entiende bien. Y si le parece apropiado, haga otras preguntas.

No es que no puedas compartir tus experiencias. De hecho, en una relación sana debe existir ese intercambio de ideas y experiencias. Solo debe darle espacio para hablar y compartir su experiencia anterior, o incluso guardar su experiencia para otro momento. De lo contrario, es posible que no se sienta escuchado y se aleje de usted.

No lo diagnostique

Quieres ayudar. Y quieres saber. Y sí, es posible que haya encontrado información excelente en Internet y esté 99,9% seguro de que su pareja tiene «ese» trastorno psicológico.

Pero si realmente quisiera esa información, la estaría buscando directamente en Internet. Además, etiquetar a alguien te hace sentir condenado.

Aunque normalmente utiliza Internet como una fuente confiable de información, tenga en cuenta que no es un psicólogo @ y que mucha de la “información” en Internet es incorrecta o necesita saber cómo aplicarla correctamente. Comparándome con la medicación, conozco a varias personas que, cuando fue a la sala de emergencias con un infarto, finalmente descubrieron que tenía un problema de gases.

Es posible que estés completamente equivocado y que tu pareja esté pasando por algo completamente diferente.

Si realmente cree que su pareja tiene el trastorno, una opción puede ser preguntarle si ha oído hablar del trastorno. O mencionarle el artículo, pero sin decirle que tiene que leerlo. Si quiere saber más, asegúrese de buscar más información o preguntarle al respecto.

Pero busque información.

El hecho de que estés buscando información no está nada mal. Realmente es necesario.

Tanto la depresión como la ansiedad hacen que las personas actúen de manera extraña. Cuanto más intente comprender, mejor, tanto por su propio bien como por el de su pareja.

Continúe disfrutando de su vida.

Ocurre lo mismo que en un avión en el que saltan máscaras de emergencia. No podemos ayudar a los demás si no nos ayudamos a nosotros mismos primero. Mantener nuestra buena vida es vital.

Si renuncia a todos sus pasatiempos y vida social para ayudar a su pareja a superar la depresión o algún otro trastorno, probablemente no terminará bien.. En lugar de poder apoyar a su pareja, es más probable que termine teniendo peleas interminables o se sienta atrapado a causa de ello. Incluso podrías hacer que tu pareja se aleje de ti.

Por supuesto, sugiérales que busquen ayuda, pero hágalo bien.

Recuerda que no eres psicólogo. No es su trabajo cuidar completamente a alguien con problemas de salud mental. Tratar de hacer esto no solo puede terminar con su relación, sino que también puede agravar sus propios problemas.

Dicho esto, decirle a alguien en el fragor de una discusión «necesitas ayuda» es una muy mala idea. Muestra poca sensibilidad y puede hacerte sentir completamente rechazado. Esto incluso podría conducir a un intento de suicidio si el problema es una depresión severa.

Es muy importante hacerle saber que puede pedir ayuda para superar su problema, pero lo mejor es decírselo en el momento adecuado, en un momento tranquilo.

Hay psicólogos que se especializan en ansiedad, depresión y todo tipo de trastornos de salud mental que pueden ayudarte a superar tu problema. La mejor opción suele ser buscar la ayuda de un experto.

Artículos Relacionados

▷ Terapia cognitivo-conductual (TCC)

Blog Blog de psicología en Palma de Mallorca

La terapia cognitivo-conductual (TCC) es un tratamiento psicológico a corto plazo., orientado a objetivos y con un enfoque práctico para la resolución de problemas.

Se basa en el hecho de que, aunque no puedes controlar todos los aspectos del mundo que te rodea, puedes controlar la forma en que interpretas tu entorno y la forma en que interactúas con él.

Conceptos básicos de CBT

  • El objetivo de la terapia cognitivo-conductual es cambiar los patrones de pensamiento o comportamiento detrás de las dificultades de una persona y, por lo tanto, su forma de sentir.
  • Se utiliza para tratar una amplia gama de problemas psicológicos, que incluyen ansiedad, depresión, miedos irracionales, adicciones y problemas emocionales o de comportamiento.
  • CBT es más que solo identificar patrones de pensamiento. Se centra en utilizar una amplia gama de estrategias para ayudar a las personas a superar estos pensamientos. Estas estrategias pueden incluir, entre otras, llevar un diario de pensamientos y comportamientos, juegos de roles, ejercicios de relajación y técnicas de exposición.

La terapia cognitivo-conductual es diferente.

La TCC se diferencia de muchas otras psicoterapias convencionales porque es:

  • Práctica– Ayuda a identificar problemas específicos y tratar de resolverlos.
  • EstructuradoEn lugar de hablar libremente sobre usted mismo, su vida y su pasado, está lidiando con problemas específicos y estableciendo metas que alcanzar.
  • Centrado en temas de actualidad: Se trata principalmente de su pensamiento y comportamiento hoy, no de tratar de resolver problemas del pasado.
  • CooperaciónSu psicólogo no le dirá qué hacer, trabajará con usted para encontrar soluciones a sus dificultades actuales.

Interacción de pensamientos, sentimientos y comportamientos.

La idea principal de la terapia cognitivo-conductual es esta nuestros pensamientos y sentimientos juegan un papel fundamental en nuestro comportamiento, que en última instancia tiene un impacto importante en nuestra calidad de vida.

Por ejemplo, la timidez extrema en situaciones sociales (fobia social) puede resultar de la idea de que otras personas siempre pensarán que eres aburrido o que no sabrás qué decir.

Esta creencia hace que una persona se sienta muy ansiosa en situaciones sociales y, debido a tal ansiedad, en realidad le resulta difícil comunicarse con otras personas.

Si tiene una mala experiencia, puede desencadenar este tipo de pensamientos y sentimientos negativos y puede afectar su comportamiento futuro.

Aunque en otras ocasiones nuestro comportamiento también puede afectar nuestros sentimientos y pensamientos:

Por ejemplo, en el caso de la tartamudez, una persona puede reaccionar con emociones negativas (como vergüenza) y su diálogo interno puede ser negativo («Ni siquiera puedo hablar sin tartamudear»).

De esa manera, su miedo a las situaciones sociales puede empeorar con cada mala experiencia.

El objetivo de la terapia cognitivo-conductual es aprender que es posible modificar pensamientos, sentimientos y comportamiento., ayudar a una persona a desafiar y superar las creencias automáticas y a utilizar estrategias prácticas para cambiar o modificar su comportamiento.

¿Cuándo se usa la terapia cognitivo-conductual?

La TCC se usa para tratar una amplia gama de problemas psicológicos y cotidianos, que incluyen:

Terapia cognitiva y terapia conductual.

La TCC es una combinación de dos terapias: «terapia cognitiva» y «terapia conductual».

Terapia cognitiva

El objetivo de la terapia cognitiva es cambiar la forma en que una persona piensa sobre un problema que le preocupa.. Los pensamientos negativos provocan sentimientos y comportamientos autodestructivos. Por ejemplo, alguien que piensa que no es digno de recibir amor o respeto puede sentirse aislado de la sociedad y comportarse con timidez. La terapia cognitiva desafía estos pensamientos.

Existen muchas técnicas o estrategias para lograrlo. Por ejemplo, una técnica es preguntarle a una persona «prueba con la prueba por qué es difícil amarlo». Esta y otras técnicas ayudan a una persona a darse cuenta de que su creencia es falsa. Este proceso se llama reestructuración cognitiva. Una persona aprende a reconocer y cuestionar los pensamientos negativos y reemplazarlos con pensamientos más realistas y positivos.

Terapia de comportamiento

El objetivo de la terapia conductual es enseñar a una persona técnicas o habilidades para cambiar su comportamiento.. Por ejemplo, una persona que se comporta con timidez en una fiesta puede tener pensamientos y sentimientos negativos sobre sí misma. También puede carecer de habilidades sociales.

La terapia conductual le enseña a una persona comportamientos más útiles. Por ejemplo, aprenda las habilidades de conversación que necesita para practicar en terapia y en situaciones sociales. Finalmente, los pensamientos y sentimientos negativos disminuyen cuando una persona descubre que puede disfrutar de situaciones sociales.

La terapia cognitivo-conductual es muy efectiva porque combina las técnicas de estas dos terapias, que en sí mismas ya son muy efectivas.

Tratamiento CBT

Los detalles del tratamiento varían según el problema de la persona. Sin embargo, la terapia cognitivo-conductual generalmente incluye:

  • Evaluación– El psicólogo le hará algunas preguntas o puede pedirle que complete algunos cuestionarios para ayudarlo a diagnosticar un problema en particular o localizar síntomas molestos.
  • Psicoeducación– Su psicólogo puede proporcionarle materiales informativos para ayudarlo a aprender más sobre su problema en particular. El conocimiento es poder. Una buena comprensión del problema psicológico ayuda a disipar miedos infundados, lo que ayudará a aliviar la ansiedad y otros sentimientos negativos.
  • Para establecer metas– Su psicólogo le ayudará a desarrollar una lista de objetivos que logrará con la terapia (por ejemplo, es posible que desee superar su timidez en situaciones sociales).
  • Estrategias: El psicólogo te enseñará nuevas estrategias. Por ejemplo, en casos de ansiedad, técnicas de relajación.
  • Ejercicios entre sesiones: Por ejemplo, su psicólogo puede pedirle que aplique algunas estrategias aprendidas en su vida diaria o que registre los resultados de esas estrategias para que usted y el psicólogo los analicen posteriormente.

Temas a considerar

  • La terapia cognitivo-conductual requiere que participe activamente en el tratamiento. Por ejemplo, su psicólogo puede pedirle que haga ejercicio entre sesiones. Si no está dispuesto a realizar estas tareas, es posible que se sienta decepcionado con la terapia.
  • La terapia cognitivo-conductual implica una estrecha relación de trabajo entre usted y su psicólogo. La confianza y el respeto son importantes. Si después de algunas sesiones notas que no existe el entorno adecuado, sería recomendable buscar otro psicólogo.

Artículos Relacionados

El poder del lenguaje corporal para cambiar tu estado de ánimo

¿Cuando estamos felices, sonreímos y cuando estamos tristes, fruncimos el ceño o viceversa? Investigaciones recientes revelan que la mente y el cuerpo están estrechamente relacionados y que cada uno afecta significativamente al otro.

1. Siéntese erguido.

Un estudio de la Universidad de Auckland examinó si sentarse erguido puede afectar las reacciones al estrés. Los participantes fueron atados a una silla para asegurarse de que su postura permaneciera constante, y luego se les pidió que realizaran una prueba de lectura mientras monitoreaban su pulso y presión arterial.

Resultados? Aquellos que se sentaron de buen humor informaron una mayor autoestima y un mejor estado de ánimo.

RyTrata de sentarse derecho. Te sentirás mejor

Fingir una actitud resuelta puede mejorar tu autoestima

2. Finge una pose enérgica.

Una investigación reciente de la psicóloga Amy Cuddy se ha centrado en los cambios causados ​​por la postura. Sus estudios han demostrado esto incluso Unos minutos de «fingir» la postura del cuerpo produce cambios importantes en nuestras hormonas.

Por ejemplo, posiciones como abrir los hombros, colocar las manos en las caderas o detrás de la cabeza, o levantar la mano del codo doblado en la posición clásica ganadora, aumentan la testosterona hasta en un 20% y disminuyen el cortisol (una hormona del estrés). hasta en un 25 por ciento.

El resultado es una mayor confianza en uno mismo y un mejor desempeño, ya sea en una entrevista de trabajo o en un discurso.

Si está deprimido, intente caminar como si estuviera feliz

3. Camine como si estuviera feliz.

Un estudio de la Universidad de Queen en Canadá encontró que leer palabras positivas o negativas antes de caminar afecta la marcha.

Esperaban este resultado, pero el estudio también mostró que si están motivados para caminar con un estilo depresivo, los participantes recuerdan más palabras negativas, pero si se les anima a caminar con un estilo feliz, recuerdan más palabras positivas.

Según el estudio, caminar con los brazos oscilantes aumenta la testosterona y la confianza en uno mismo. ¡No dudes en probarlo!

Relaja tus hombros y reduce el estrés y la ansiedad.

4. Relaje los hombros.

Los hombros son uno de los lugares donde se acumula más tensión. Centrarse en liberar la tensión de los hombros parece mejorar el flujo de sangre y oxígeno al cerebro, haciéndote sentir más relajado y despejado..

Otra opción es utilizar la relajación muscular progresiva, una herramienta que algunos psicoterapeutas ayudan a nuestros pacientes a lidiar con el estrés. Apriete los hombros primero, mantenga la tensión y luego relájelos. Continúe haciendo gradualmente el mismo ejercicio en los principales grupos de músculos. De esta forma proporciona una relajación más profunda.

Mejora tu estado de ánimo con una sonrisa

5. Sonríe como si algo te entretuviera.

De hecho, el propio Darwin fue el primero en señalar la íntima relación entre los músculos faciales y los pensamientos positivos.

Pero el gurú moderno de la sonrisa es Paul Ekman, quien pasó una década creando un sistema de medición facial. Su exhaustivo estudio de los efectos de diferentes formas de sonrisas en nuestra psicología, lo llevó a la conclusión de que sonrisa completa (una sonrisa que no solo usa los labios, sino que también mueve la piel alrededor de los ojos), Puede producir patrones de activación cerebral de emociones positivas..

Cuando sonríes, hazlo arrugando la piel alrededor de los ojos. 😂.

6. Respire abdominalmente.

Obviamente, todos estamos respirando. Pero, ¿cómo respiras? Resulta que muchos de nosotros nos quedamos a mitad de camino e inhalamos solo por el pecho. Pero como te diría cualquier profesor de canto, teatro o incluso yoga, el aliento real debe entrar en el diafragma (un gran órgano en forma de cúpula en la base del pecho).

En otras palabras, es correcto respirar centrándose en la parte inferior de los pulmones. Este tipo de respiración mejora el flujo de oxígeno en la sangre, reduciendo la tensión y la ansiedad..

Para comprobar que lo está haciendo correctamente, puede colocar una mano justo debajo de las costillas, en la parte superior del abdomen, y la otra en el pecho. Debes notar que la mano que se mueve con la respiración es la que está debajo de las costillas.

Este tipo de respiración se conoce como respiración diafragmática.

conclusión

Los cambios corporales antes mencionados por sí solos no resolverán problemas graves de depresión o ansiedad, pero sin duda es fascinante recordar que no somos solo nuestra mente, nuestro cuerpo o nuestras emociones, sino una combinación e integración de todos ellos..

Estas poses probablemente no cambiarán tu vida, pero es bueno saber que puedes usarlas para alegrar tu día y mejorar tu estado de ánimo.

¿Conoces alguna otra técnica que mejore tu estado de ánimo cambiando el lenguaje corporal? Si es así, no dude en enviarme un correo electrónico a evallejo1979@gmail.com.

Que tenga un buen día 🙂

Enlaces relacionados.

Si está interesado en el tema, puede visitar uno de los siguientes enlaces relacionados con los experimentos de los que estoy hablando. Me temo que están en inglés, pero al otro lado de la barrera del idioma son bastante interesantes.